007: Al Servicio Secreto de Su Majestad | Top Secret

Las curiosidades y los secretos mejor guardados de la sexta aventura oficial de James Bond


Cuando se escribía el guion, se pensó en una escena de cirugía estética que explicara el cambio de imagen de Bond. Los productores la descartaron rápidamente y nunca acabó escribiéndose. Igualmente, 
en uno de los primeros borradores, James Bond salva a Tracy con su Aston Martin submarino y destruye una lancha enemiga con un torpedo. En otro, se incluía una lucha en lo alto de un teleférico, pero se descartó por haberse visto ya en El desafío de las águilas.

En el guion de rodaje definitivo, Tracy le proponía a Bond matrimonio, aunque, durante el rodaje, se decidió que fuera él quien se lo pidiera a ella. También estaba prevista la frase “Esto no te había pasado nunca, 007” que Lazenby se decía a sí mismo en la secuencia precréditos tras la huida de Tracy. Sin embargo, Lazenby se había quejado a Peter Hunt durante el rodaje de cosas que Connery no estaba obligado a hacer y él, sí, como trabajar en fin de semana, y para ello usaba la frase “Eso nunca le ocurrió al otro tipo”. Hunt le pidió a Lazenby que usara esa frase en la secuencia precréditos.

Durante el rodaje de la secuencia en que Ruby Bartlett (Angela Scoular) apuntaba su habitación en el muslo de Bond, Weymouth, responsable de atrezzo, quiso gastarle una broma. Engancharon una salchicha escaldada en agua justo donde debía escribir el número de habitación. Todo el mundo pensaba que Angela se asustaría y huiría despavorida, pero se limitó a continuar la escena e inclinarse hacia George Lazenby para decirle “No llevas los calzoncillos puestos”.

George Lazenby intentó ligar con todos los ángeles de la muerte… sin éxito. Su ego le enemistó con Peter Hunt, Diana Rigg e incluso algunos chóferes. Dana Broccoli contribuyó a pacificar la situación proponiendo una celebración para el Día de Acción de Gracias, pero George se presentó taciturno porque había recibido la misma invitación que todo el mundo, sin personalizar. Tampoco le gustaba aceptar prohibiciones, así que cuando le dijeron que por seguridad no podía esquiar eso mismo fue lo primero que hizo.

Lazenby tenía su maleta llena de dinero de las dietas. Al ser James Bond todo le salía gratis.

A Telly Savalas le gustaba jugar a las cartas y salía prácticamente cada noche. En el plató, mientras se preparaban o ensayaban, él solía cantar bajo.

El campeón mundial Franz Kapus ayudaba al equipo a sus 60 años verificando que todo era correcto en la pista de bobsleigh. Un dia, movido por el entusiasmo, entró en la pista sin saber que un bobsleigh se acercaba a toda velocidad con el cámara Johnny Jordan al frente. El bobsleigh intentó esquivarlo pero le dio de perfil provocándole algunos moratones aunque salvando la vida de milagro. De recuerdo, le hicieron un foliscopio con las fotografías de cada fotograma que Franz enseñaba con orgullo.

El sol derretía algunas de las paredes de la pista de bobsleigh y, para evitarlo, se pusieron parasoles en varios puntos concretos del recorrido. El mismo peligro sucedía en la pista donde se desarrollaba la carrera de coches sobre hielo, improvisada inundando un campo de fútbol con agua y dejando que se congelara.

Algunos de los accidentes de la secuencia de bobsleighs no estaban en el guion, pero cuando ocurrían eran tan espectaculares que el director no tenía más remedio que incluirlos. 

Para la lucha en la playa de la secuencia precréditos el director Peter Hunt no quería utilizar un doble para Bond. Así pues, cuando George Lazenby se quejó de la baja temperatura del agua del mar (era el mes de abril), Hunt no dudó en hacer que les sirvieran brandy para hacerles entrar en calor.

Durante el rodaje, la prensa inglesa intentó propagar el rumor de una pelea entre George Lazenby y Diana Rigg. Una historia internacionalmente difundida explicaba que Rigg había comido ajo expresamente para molestar a Lazenby en una escena de amor. En realidad, el 'escándalo' consistió en un comentario gracioso que Rigg hizo a Lazenby mientras comía: 'Hey George, estoy comiendo ajo, ¡espero que te guste!'.

Mientras se filmaba una persecución por los tejados de Londres, George Lazenby se hirió un brazo al escalar un muro. Se trata de una escena eliminada del corte final que se iniciaba en el Colegio de Armas. Allí, 007 descubría un micrófono oculto en un águila decorativa que le llevaba a Phidian (Brian Grellis), ayudante de Hilary Bray, quien estaba escuchando la conversación con unos cascos y grabándola para Blofeld en su despacho contiguo. Tras ser descubierto, Phidian escapaba por la ventana, primero huyendo por los tejados y acabando en el metro de Londres donde, perseguido por Bond, terminaba cayendo sobre la vía y muriendo electrocutado.

Según el guion, a la escena narrada previamente le seguía otra jamás rodada. Para no despertar las sospechas de Blofeld ante la muerte de Phidian, el MI6 planeaba hacer descarrilar el metro que Phidian utilizaba a diario llenándolo de cuerpos muertos (recuperados de la morgue) entre los cuales estaría el de Phidian. Como resultado todos los pasajeros 'morirían'. La confirmación de que esta macabra escena estaba planeada es el titular del The Daily Express que Campbell está leyendo mientras observa la llegada de James Bond a la estación suiza de Lauterbrunnen: "19 people killed in rush-hour rail crash" (19 personas mueren en accidente de metro en hora punta).

Tras la muerte de Tracy, Lazenby se sumió en un mar de lágrimas, pero los productores ordenaron filmar otra toma en la que éste fuera más reservado.

Brigitte Bardot, la sensual actriz francesa nacida en 1934, fue la primera elección del director Peter Hunt para interpretar el papel de Tracy Vicenzo. Según explicó el propio Hunt "Se habría parecido mucho a la Tracy de la novela. Así que Harry Saltzman y yo fuimos al sur de Francia para verla. Cenamos, dos veces de hecho, y fue encantadora. Pero en la segunda noche nos informó de que había firmado un acuerdo para interpretar Shalako con Sean Connery".

En 1976 la cadena de televisión estadounidense ABC emitió 007: Al servicio secreto de su majestad. Lo hizo en dos partes, y además editada con un montaje diferente al del cine que incluía una supuesta presentación en off del propio Bond y comenzaba por la persecución en esquís. Esta versión fue grabada en su época por un aficionado y, gracias a eso, aquellos interesados pueden conseguirla a través de la página www.ohmss.ohmss-007.com. Eduardo Giménez González creó una carátula de DVD para esta versión nunca comercializada de la película, a base de imágenes encontradas en páginas que hablan de esta edición.

La guarida del Piz Gloria de Blofeld era en realidad un restaurante en construcción situado en lo alto de la montaña Schilthorn. Los productores, frustados por no encontrar un lugar adecuado, se mostraron exultantes al descubrir el magnífico restaurante. Se ofrecieron a amueblar el interior y, como parte del acuerdo, a construir un helipuerto permanente. Hoy en día el restaurante mantiene el nombre de Piz Gloria en honor a la película.

Jenny Hanley, el ángel de la muerte irlandesa, en realidad llevaba una peluca pelirroja.

Los productores estaban preocupados por la sexualidad de George Lazenby antes de contratarlo, ya que éste había sido modelo masculino, así que decidieron enviarle una chica a su apartamento. Desde entonces, no hubo más dudas.

¡Comparte este artículo!