007: Alta tensión | Vehículos

Los vehículos más espectaculares aparecidos en la décimo quinta aventura oficial de James Bond

1986 Aston Martin Volante

Enlazando al nuevo Bond, Timothy Dalton, con la tradición, los productores se encargaron de conseguirle este particular Aston Martin para utilizar en la película. Al igual que su ilustre predecesor, el DB5, este último modelo estaba lleno de gadgets de alta tecnología. Bond y Kara escapan de Bratislava en el coche y se evaden de sus perseguidores soviéticos. Durante la persecución, 007 activa todos y cada uno de los gadgets que esconde su vehículo. Esto incluye un rayo láser, instalado en el tapacubos frontal, que es utilizado para partir por la mitad un coche de policía desde su eje; esquís retráctiles y ruedas con pinchos, para ayudar en la conducción sobre hielo; una radio que sintoniza emisoras de la policía; cristales antibalas; misiles frontales bajo los faros; y un cohete trasero para dar un impulso extra en caso de necesidad.

 Al igual que en el DB5, las armas están escondidas en el reposabrazos, con el punto de mira del misil proyectado en el parabrisas. Como el Lotus de Sólo para sus ojos, el Volante tiene un dispositivo de autodestrucción que Bond utiliza para evitar que el coche caiga en manos enemigas.

En la película, el coche se ve de dos formas distintas: con techo y descapotable. En realidad se utilizaron dos vehículos distintos: el Volante (con techo) y el Vantage (descapotable). La transformación se explica en una escena en la que los ayudantes de Q 'invernizan' el coche, es decir, le ponen techo. Hoy, el Vantage - lleno de gadgets - aún aparece en ferias y convenciones. El vehículo es un valioso sucesor del DB5 y las secuencias de acción en las que aparece son emocionantes y están planteadas con gran imaginación.

¡Comparte este artículo!