Licencia para matar | Promoción y taquilla

Las campañas de marketing, el merchandising y los resultados de taquilla de la décimo sexta aventura oficial de James Bond

Los problemas con la campaña de marketing de Licencia para matar empezaron mucho antes del estreno de la película.

El primer problema fue el título originario de la película: License Revoked, que se cambió al descubrirse que las audiencias americanas lo confundían con el hecho de perder el carnet de conducir. Incluso el nuevo título traía controversia ya que licencia (licence) en americano se escribe 'license'. Después de mucho debate, se decidió apostar por la Reina y la Patria y prevaleció la versión británica.

Cubby Broccoli había autorizado la creación de una serie de teaser pósters exclusivos, algunos de ellos dibujados por el artista de fama mundial Bob Peak.

Ver proyecto 1 | Ver proyecto 2 | Ver proyecto 3

Muy a su pesar, el estudio desestimó estos teasers y optó por un teaser póster final (abajo) muy parecido al utilizado en 007: Alta tensión.

El póster definitivo americano (abajo) fue aún menos inspirado. Presentaba a Bond vestido con camisa y pantalones oscuros como si fuera un héroe televisivo. El resultado fue decepcionante para las audiencias más leales a Bond. En Europa, un distinto diseño de póster estuvo casi tan poco inspirado como el americano - Bond corriendo en medio de un montón de personajes de la película insertados sin ninguna gracia.

En España también se distribuyó un programa de mano promocional de la película que podéis ver, sólo para vuestros ojos, haciendo clic aquí.

En el frente del merchandising, sin embargo, las cosas fueron un poco más emocionantes. John Gardner adaptó el guión al formato novela. El mercado de los niños se explotó con The James Bond Fact File, un libro inglés diseñado para jóvenes fans. El Making of Licence To Kill fue un libro muy informativo del día a día de la producción. Tanto el The Official James Bond Movie Book como el The Official James Bond Poster Book se lanzaron en ediciones actualizadas. Otro libro, The James Bond Girls, fue un tributo fotográfico a las amantes de 007 en la pantalla. Domark lanzó el juego de ordenador de Licencia para matar y la película repartió un folleto de recuerdo y una adaptación en formato de cómic. Matchbox diseñó un set especial de vehículos vendido exclusivamente en las tiendas inglesas de Woolworths y un bien diseñado juego de mesa se vendió en Francia.

En Estados Unidos, Martini y Rossi patrocinaron fiestas de 007 en discotecas, con regalos que incluían gafas Martini con el logo de la película.

En España, al año siguiente al estreno se lanzó el juego James Bond 007 con licencia para jugar. La Nueva Aventura. Producto oficial fabricado por Falomir Juegos, con copyright de Eon Productions Ltd., MAC B. Inc. por acuerdo con L&C. Presentado en una caja de 39x28x4 cm., la tapa presenta a Bond disparando en la pose de Moore en Sólo para sus ojos, y el resto imágenes tomadas de la película de Dalton 007: Licencia para matar. La base muestra más dibujos basados en este film, e indica el contenido del interior. A pesar de lo que promete la tapa, en el interior James Bond no aparece para nada. Se trata de un juego de estrategia en el que el jugador compite con otros para llegar primero a la meta. Incluye un tablero doblado de cartón duro, tarjetas, peones, una flecha giratoria, unas cajas plegables y un dado. La única relación bondiana es el nombre del juego y que en unas tarjetas está impreso el logo “007”. No se menciona a Bond en las instrucciones, ni en el tablero, a pesar de que se supone que es un juego oficial | Descargar fotografías e instrucciones (4,7 MB). 

Estrenada compitiendo con grandes estrenos tales como Batman, Arma Letal 2, o Indiana Jones y la última cruzada, los ingresos de taquilla americanos para Licencia para matar cayeron considerablemente respecto a su predecesora hasta los 35 millones de dólares - los ingresos más bajos en una película de 007 en este mercado desde El hombre de la pistola de oro.

A nivel internacional, sin embargo, la película demostró ser más consistente, consiguiendo un total mundial de ingresos de 156 millones de dólares, 35 millones menos que 007: Alta tensión pero un poco más que lo conseguido con Panorama para matar. Los cínicos rápidamente proclamaron que la serie Bond había perdido el contacto con las audiencias y el rumbo, ignorando el hecho de que Licencia para matar era aún un importante éxito.

¡Comparte este artículo!