Casino Royale | Vehículos

Los medios de transporte más espectaculares aparecidos en la vigésimo primera aventura de James Bond


Yate de Le Chiffre

Este lujoso yate lo utilizan Le Chiffre y sus secuaces, como Valenka, a quien vemos subir a bordo tras tomar un baño. Decorado con muebles lujosos, permite celebrar partidas de póquer con apuestas altas. Amarrado en algún punto de las Bahamas, el yate también sirve como punto de encuentro con su contacto Alex Dimitrios.
 

Aston Martin DB5

En Casino Royale descubrimos cómo obtiene 007 su preciado Aston Martin DB5, sin gadgets.

Tras llegar al Ocean Club de las Bahamas, Bond identifica a Alex Dimitrios como el remitente del sms con la misteriosa clave que envía a Mollaka tras bajarse de su flamante Aston Martin DB5. Por la noche, Bond y Dimitros participan en una partida de póquer que terminará en un enfrentamiento personal en el que Dimitrios perderá su coche, y el ticket del aparcamiento.
 

Skyfleet S570

El prototipo de avión Skyfleet S570 es una pieza clave en la estrategia de inversiones de Le Chiffre, consistente en especular con la caída de las acciones de la compañía, para lo cual debe destruir el prototipo. Finalmente, en el aeropuerto internacional de Miami, Bond consigue salvar el avión de la amenaza terrorista de Carlos.

En realidad, el avión es un Boeing 747-200B retirado, que los productores utilizan en sus películas y que Volkswagen utilizó para una campaña de marketing. Con dos motores en cada ala y una cabina modificada, el 747 se adaptó para que tuviera una apariencia más parecida a la de un bombardero, lo cual le daba una imagen de prototipo avanzado en la película.
 

Aston Martin DBS

Justo después de llegar a Montenegro, Bond recoge unas llaves de coche en la recepción del hotel. Son las llaves del nuevo y espectacular Aston Martin DBS. Aparcado en el cercano aparcamiento del hotel, Bond abre la guantera y comprueba el contenido de las bandejas retráctiles: un desfibrilador, bolígrafos con anti-veneno y una Walther, con silenciador incluido.

Volvemos a ver el Aston Martin cuando Bond descubre que Vesper ha sido capturada por Le Chiffre y les persigue. Le Chiffre he dejado a Vesper atada en un prominente cambio de rasante de la carretera y Bond no tiene más remedio que hacer un giro brusco que provoca que el coche dé varias vueltas de campana que lo destrozan.
 

 

¡Comparte este artículo!