Diamantes para la eternidad | Enemigos

Los villanos más malvados aparecidos en la séptima aventura oficial de James Bond


Charles Gray
| Ernst Stavro Blofeld

El archienemigo de James Bond hace su última aparición hasta muchos años después y es, probablemente, la menos efectiva. El personaje de Blofeld, interpretado previamente por Donald Pleasence y Telly Savalas, era un megalomaníaco genuino con tendencias sádicas. Charles Gray no se parece a las anteriores encarnaciones de Blofeld en ningún sentido - no es ni calvo.

 Gray es un buen actor y es encantador e ingenioso en el papel. Sin embargo, ese es el problema. Nadie espera que Blofeld, la amenaza sedienta de sangre, sea encantador. Él y Bond gozan de una relación civilizada sin tensión - algo remarcable teniendo en cuenta que mató a la amada esposa de 007 justo en la película anterior.

Gray también tenía otro obstáculo que superar. Su breve pero memorable papel de Henderson en Sólo se vive dos veces aún estaba fresco en las mentes de la audiencia cuando tomó el papel de Blofeld. Para que quede constancia, a este Blofeld no sólo le falta ser amenazante, sino que además se viste como una mujer en una escena incalificable. Su destino sigue sin estar claro al final de la película.

Bruce Glover y Putter Smith | Kidd y Wint

A primera vista, la extraña apariencia de esta pareja es divertida. Sin embargo, en realidad, son asesinos de sangre fría contratados por Blofeld, quienes se enorgullecen ellos mismos de llevar a cabo originales métodos de asesinato. Entre sus víctimas se encuentra la Sra. Whistler, el Dr. Tynan y Shady Tree.

Wint y Kidd son cultos, excepcionalmente educados y de apariencia encantadora. Al igual que Bond, tienen la costumbre de hacer un comentario irónico tras acabar con sus oponentes, aunque los sarcasmos de esta pareja son más letales que su armamento y hacen que las ironías de Bond parezcan inspiraciones shakespearianas.

Además, también son amantes y la abundancia de chistes a expensas de su condición sexual les convierte en los enemigos más políticamente incorrectos de la serie. Wint y Kidd atentan varias veces contra la vida de Bond pero inspiran escaso sentido del temor ya que, básicamente, son usados como recurso gracioso. Finalmente, la pareja intenta asesinar a Bond en el clímax de la película, convirtiendo a Kidd en un kebab humano en llamas y lanzando a Wint por la borda del barco sujetado a una bomba.

Los papeles están maravillosamente interpretados por Bruce Glover y Putter Smith. Smith, que era músico de jazz sin experiencia interpretativa previa, es particularmente memorable debido a su apariencia inocente y sumisa lo cual le convierte en el menos insospechado de los asesinos.

Joseph Furst | Profesor Metz

 Este temperamental pero brillante científico está al lado de Blofeld por la ingenua creencia de que persigue el desarme nuclear mundial. Metz construye el mortal satélite láser alimentado por diamantes que Blofeld utiliza para poner en jaque al mundo y pedir un rescate. Él piensa que el dispositivo se utilizará como amenaza de destrucción masiva a menos que las superpotencias destruyan sus armas nucleares. De hecho, Metz se opone al uso del láser y espera conseguir que el mundo acepte sus condiciones para la paz. Para cuando descubre que el verdadero objetivo de Blofeld es conseguir dinero extorsionando, el daño ya está hecho y se ve impotente para detener el plan de su 'socio' de destruir Washington DC.

Joe Robinson | Peter Franks

 Bond suplanta a este contrabandista de diamantes británico para ganarse la confianza de Tiffany Case. Cuando el Franks real aparece en el apartamento de ella de Ámsterdam, Bond debe eliminarlo o se descubrirá su coartada. La lucha en el ascensor entre 007 y Franks es una de las mejores secuencias de la película porque recuerda luchas anteriores de la serie en tensión, emoción y realismo. El hecho de que el coordinador de especialistas Bob Simmons tuviera que enmarcar la acción en un espacio tan confinado convierte la escena en única y excitante.

El actor Joe Robinson se reunió con Guy Hamilton en 1996 en los Pinewood Studios y ambos explicaron de nuevo cómo se rodó la secuencia de lucha para una entrevista grabada.

Trina Parks y Donna Garrett | Bambi y Pluto

En una inspirada secuencia de acción, Bond intenta rescatar a Willard Whyte de su cautiverio, pero se encuentra con unos desagradables guardias de seguridad, Bambi y Pluto, dos gimnastas atractivas y escasamente vestidas, que dan a Bond una paliza un poco humillante dando saltos alrededor de la habitación y utilizando sus habilidades gimnásticas para atacarlo.

Cuando la pelea continúa en las piscina, Bond gana la partida manteniéndolas bajo el agua hasta que se rinden. Seguramente, los guionistas podrían haber encontrado un método más creíble para que Bond pudiera vencer a estas dos oponentes aparentemente indestructibles.

Bruce Cabot | Bert Saxby

 Un secuaz de Blofeld, Saxby es el jefe de seguridad en el White House Casino. Finalmente muere en un infructuoso intento de asesinato de Willard Whyte. El papel fue interpretado por el notorio actor Bruce Cabot, cuyo nombre real era Jacques Etienne Pellissier de Bujac y que murió poco después de que se completara el rodaje. Saxby ofrece un guiño al espectador: la placa con su nombre en la mesa dice "Albert R. Saxby", una referencia obvia a Albert R. Broccoli.

 

Leonard Barr | Shady Tree

 Shady Tree es un exagerado cómico desfasado, que aún mantiene su popularidad en el circuito de espectáculos de Las Vegas. Por la noche, entretiene a las audiencias con un bombardeo continuo de chistes malos ('La gente dice que tengo el cuerpo de Rock Hudson. Si alguna vez ve lo que he estado haciendo con él, se enfadará más que el diablo'). Durante el día, trabaja como correo para el sindicato de tráfico de diamantes. Tree finalmente es asesinado por Wint y Kidd, aunque la secuencia en la que muere se cortó de la edición final. Las apariciones breves de Leonard como Tree son joyas de la comedia.

David Bauer | Morton Slumber

 Propietario de la Slumber Funeral Home en Las Vegas, Slumber también es un miembro de la red de traficantes de diamantes que utiliza su crematorio para propósitos ilícitos. En una divertida secuencia, Bond, haciéndose pasar por Peter Franks, llega a la Slumber Funeral Home llevando una fortuna en diamantes robados. Slumber le recibe con tal hospitalidad que podría haber hecho carrera política. Tras entregar los diamantes, Slumber le traiciona e intenta incinerarlo. 007 se salva gracias al hecho de que Slumber se da cuenta de que los diamantes son falsos y que aún lo necesitan vivo para entregar los reales.

Sorprendentemente, los productores utilizaron el nombre real de una funeraria para estas secuencias, ya que la Slumber Funeral Home en realidad existía.

¡Comparte este artículo!