El mundo nunca es suficiente | Gadgets

Los gadgets más sorprendentes aparecidos en la decimonovena aventura oficial de James Bond


WALTHER P99

De nuevo la Walther se convierte en la elección de James Bond. Al igual que en El mañana nunca muere, repite la versión P99 de alta tecnología.

ABRIGO HINCHABLE

Vemos este gadget por primera vez cuando el ayudante de Q muestra su funcionamiento en una cómica secuencia en el Castillo de Thane. Aparentemente nada práctico, en realidad salvará las vidas de Bond y Elektra después de que les atrape una avalancha. Conceptualmente, es similar al airbag de un automóvil. Cuando las mangas y el cuello están abrochados, una pequeña cremallera permite la entrada de aire en el abrigo, convirtiéndolo en un enorme balón plateado.

GAFAS

A primera vista, se trata de unas gafas normales. Por supuesto, en el mundo Bond, pocas cosas son lo que parecen. Presionando un pequeño botón en una de las varillas, se activa un flash cegador que se encuentra en la pistola de 007. Bond utiliza este gadget cuando sus captores le quitan el arma y la ponen encima de una mesa.

Las gafas también incorporan una visión de Rayos-X. Mientras se encuentra en el casino de Zukovsky, Bond utiliza el dispositivo para ver cuánta gente en la habitación lleva armas. También tiene la ventaja de poder ver a través de la ropa - algo que 007 disfruta especialmente cuando descubre que una mujer esconde una pistola dentro de su liguero.

RELOJ OMEGA

La última versión del reloj favorito de 007 esconde un gancho unido a un hilo capaz de soportar 370 Kg. La esfera del reloj también se ilumina y puede ser utilizada como mini-antorcha y flash de luz.

En la vida real, Pierce Brosnan llegó a un acuerdo con Omega. Aunque no estaba oficialmente relacionado con sus actividades promocionales para la franquicia de 007, cuando apareció con una apariencia bondiana en las vallas publicitarias de América en verano de 1999, sirvió para alimentar el apetito del público de cara al estreno de la película.

¡Comparte este artículo!