James Bond contra Goldfinger | Gadgets

Los gadgets más increíbles proporcionados por la Sección Q aparecidos en la tercera aventura oficial de James Bond

Pistola de oro

 En un intento de engañar a las tropas americanas durante el contraataque sobre sus fuerzas en Fort Knox, Goldfinger cambia su uniforme por el de un general y lleva una pistola de oro que utiliza para matar al experto nuclear chino, Sr. Ling.

 

 

 

 


Láser

Por increíble que pueda parecer desde la óptica actual, en 1964 la idea de un láser industrial se consideraba ciencia-ficción.

Por tanto, Goldfinger tiene que hacer una explicación de la herramienta que será utilizada para diseccionar a 007, que se encuentra abierto de piernas en una mesa de oro. Mientras el láser prosigue su lento camino hacia la entrepierna de Bond, éste intenta frenéticamente sacarle de su discurso. Finalmente lo consigue, pero no sin antes sudar comprensiblemente de forma abundante, en una escena que hace estremecer a todos los espectadores, especialmente a los masculinos.

El efecto del láser se consiguió gracias al técnico Burt Luxford que se encontraba escondido bajo la mesa de metal desde donde iba cortándola con un soplete, añadiéndose la imagen del láser posteriormente. De ahí quizás que el temor de Sean Connery parezca tan real.

El láser juega un papel importante en el ataque a Fort Knox cuando Goldfinger lo instala en el techo de una ambulancia utilizándolo para cortar las puertas de la reserva de oro.

Bombín de Oddjob

 Cuando el esbirro mudo de Goldfinger se quita el sombrero ante una mujer, generalmente no es porque tenga buenos modales. El ingenio, que dispone de un borde de metal, es utilizado con un efecto letal cuando Oddjob mata a Tilly Masterson con él. Curiosamente, el sombrero se convertirá al final en el instrumento de la propia destrucción de Oddjob.

De vez en cuando, el original bombín aún aparece en los eventos referentes a Bond y fue exhibido durante varios años en el Planet Hollywood de Londres.

Busca Homero

Bond recibe uno de los prototipos de detectores de Q. El pequeño y metálico dispositivo es puesto por 007 dentro del Rolls-Royce de Goldfinger, permitiéndole seguir al millonario a través de Suiza.

Aunque el Aston Martin de Bond incorpora un monitor escondido que presenta un mapa indicando la posición de Goldfinger en un rango de 150 millas, él deduce que el aparato permite detectar detenciones rápidas. Q también le da a 007 una versión del busca más pequeña que Bond esconde en el tacón hueco de su zapato, permitiendo a Félix localizarle.

Gaviota Snorkel

Este ingenio señala a la audiencia que el Bond de James Bond contra Goldfinger será mucho más cómico e ingenioso que el 007 de las dos primeras películas.

La secuencia de precréditos empieza enfocando a una gaviota atravesando aguas turbias cerca de un complejo industrial. De repente, el pájaro se levanta y vemos que es una extensión de la máscara acuática que lleva James Bond. Pronto se deshace del invento y de su traje mojado, dejando ver un impecable traje blanco de noche. El chiste es absurdo, pero a la vez es gracioso y personifica la esencia del carácter de Bond mucho mejor que cualquier otra escena hasta la fecha.

A modo de guiño, la escena se repite casi identicamente en Mentidas arriesgadas, de Arnold Schwarzenegger.

Pistola con gancho

Un gadget muy simple. Básicamente, esta pistola contiene un gancho para agarrarse que, una vez disparado, sale a gran velocidad. Bond lo utilizará en la secuencia precréditos para escalar un muro alto.

LABORATORIO DE Q (parquímetro y gabardina)

Varios gadgets son vistos en el laboratorio de Q en James Bond contra Goldfinger que no se utilizan durante la película.

Un parquímetro que lanza gas lacrimógeno, y un técnico de Q siendo ametrallado mientras lleva puesta una gabardina. Q comenta "Aún no está perfeccionado".

Auric Espectómetro

Dispositivo que detecta la presencia del gas nervioso Delta Nueve en la atmósfera. Cuando la lectura es negativa, Kisch sabe que su unidad ya puede quitarse las máscaras de gas. Lo que no sabe es que gracias a Pussy Galore no se ha lanzado ningún gas y que todos los soldados supuestamente muertos están simulando.

¡Comparte este artículo!