La espía que me amó | Vehículos

Los medios de transporte más espectaculares aparecidos en la décima aventura oficial de James Bond


Lotus Esprit S1

Apodado 'Húmeda Nellie' como tributo al autodirigible 'Pequeña Nellie' (de Sólo se vive dos veces), la presentación del Lotus aparentemente indestructible fue uno de los puntos fuertes de la serie. Hasta la actualidad, se ha mantenido casi a la altura del Aston Martin DB5 como el vehículo clásico de Bond. La inclusión de un nuevo 'Bondmóvil' añadió un necesitado empuje a la serie tras la falta de transporte decente en El hombre de la pistola de oro.


El Lotus está armado hasta los dientes, es anfibio y es capaz de navegar bajo el agua a una velocidad relativamente rápida. Al pulsar una clavija, las ruedas se recogen y salen unas aletas, se despliegan varios propulsores traseros y Bond puede navegar con el Lotus con la ayuda de un pequeño periscopio que aparece en el techo. Las armas incluyen misiles submarinos frontales, una pantalla de humo acuática, un lanzador de minas marinas y misiles agua-aire guiados por radar. Por tierra, el coche es igualmente impresionante. Cañones escondidos detrás de la matrícula trasera pueden ser utilizados para lanzar cemento a vehículos perseguidores.

Active Image
Haz clic para ampliar la imagen

Se utilizaron seis coches diferentes para conseguir la transformación tierra-agua, con uno de tamaño real y tres modelos sumergibles, los cuales escondían pastillas efervescentes para simular las burbujas. Filmado en las Bahamas por Derek Meddings y su equipo, el Lotus de tamaño real fue construido por Perry Oceanographics a partir de una carrocería suministrada por la Lotus de Inglaterra. Hoy, uno de los seis modelos es propiedad de la Ian Fleming Foundation y realiza apariciones en varios eventos relacionados con Bond alrededor del mundo.

Como anécdota diremos que es frecuente que se le llame incorrectamente "Spirit" en España, cuando en realidad los modelos de Lotus siempre empiezan por la letra "E". De hecho, el Esprit iba a llamarse Kiwi, pero hubo de cambiar su nombre.

El Liparus

El segundo mayor barco del mundo, es el orgullo de la flota de barcos de Stromberg. Sin embargo, ha sido diseñado para incluir varias opciones poco ortodoxas: su parte frontal se abre para actuar como puerto a escala real con muelles de carga y puerto de submarinos. También hay una sala de control armada, y una tripulación fuertemente armada que actúa como ejército personal de Stromberg. El ancho del barco puede acomodar fácilmente tres submarinos nucleares que son literalmente tragados por el Liparus como parte del plan de Stromberg para la destrucción nuclear. Es desde este barco desde el que lanza los submarinos como 'instrumentos de Armageddon' para destruir Nueva York y Moscú.

La batalla climática es una de las más elaboradas secuencias de acción en una película Bond. Se filmó en el enorme '007 Stage' en los Pinewood Studios y el magnífico escenario mereció que el diseñador de producción Ken Adam obtuviera una nominación para el Óscar.

Moto acuática

 Diseñada por Nelson Tyler, este prototipo de moto acuática (actualmente un vehículo de recreo común) fue fabricado en 1978 por Spirit Marine, filial de Arctic Enterprises, y aún no había sido lanzada comercialmente para el estreno de la película. En consecuencia, tuvo un considerable impacto en la audiencia cuando, además, vieron que podía ser montado a partir de partes transportadas en una maleta.

La moto incluía varios dispositivos de seguridad como el apagado automático de motor o el mecanismo antivuelco. El motor de dos tiempos marca Suzuki inicial fue reemplazado en los años 80 por otros de 800cc y 60 CV. La última de su gama fue fabricada a mediados de los años 90.

Bond utiliza la wetbike (que parece una bicicleta de ejercicios con esquíes) para navegar desde el submarino americano hasta el Atlantis en un desesperado intento por rescatar a Anya.

Motocicleta de Stromberg

 En Cerdeña, el Lotus de Bond es perseguido por una motocicleta conducida por uno de los hombres de Stromberg. La moto incluye un sidecar que se convierte en una cápsula explosiva impulsada por cohetes.

Bond escapa por poco de la bomba móvil maniobrando el Lotus entre dos camiones, uno de los cuales recibe el explosivo. La moto no es tan hábil y termina cayendo por un acantilado.

 

Helicóptero de Stromberg

 Pilotado por la impresionante Naomi, el helicóptero Jet Ranger de Stromberg está equipado con poderosas ametralladoras utilizadas a fondo en una dramática persecución del Lotus de Bond.

Finalmente, el helicóptero obliga al Lotus a caer al mar. La incauta Naomi saborea la victoria, desconociendo que Bond está activando un misil agua-aire desde su vehículo anfibio que destruirá el helicóptero enviándolo al fondo del mar.

Furgoneta de Tiburón

Haciéndose pasar por un técnico reparador de teléfonos, Tiburón sistemáticamente va desmenuzando su furgoneta Sherpa mientras Bond y Anya intentan utilizarla como vehículo de escape. Finalmente consiguen escapar en una divertida secuencia en la que Tiburón deja la furgoneta casi en el chasis.

Una pregunta sin respuesta: si Tiburón se supone que es un técnico egipcio reparador de teléfonos, ¿por qué la firma de la furgoneta está en inglés?.

Hovercar / Lancha

Utilizado para transportar equipo y personal por el interior del Liparus, el coche, que se desplaza por una superficie metálica, también es el vehículo de huida de Stromberg. Disparado a través de un agujero del barco, se libera de su cubierta exterior y debajo aparece una lancha.

El modelo utilizado para esta escena pertenece al James Bond Collectors' Club y se muestra en el Planet Hollywood de Londres.

Minisubmarino

 El minisubmarino biplaza lanzador de misiles es utilizado por Stromberg para destruir el Lotus Esprit de Bond en una breve pero entretenida batalla subacuática.

El Agente 007 utilizará minas para enviar al minisubmarino al fondo del mar.




Cápsula de escape de Stromberg

 Diseñada por Stromberg para una huida rápida de Atlantis, la cápsula será utilizada por Bond y Anya para salir volando de la ciudad mientras esta se hunde en el mar.

Pequeña y esférica, está equipada con todos los lujos que un megalomaníaco nunca olvidaría en casa: cama de lujo, equipo estéreo, champagne - y por supuesto, cortinas. Bond debería haber corrido las cortinas ya que está tan ocupado haciendo el amor a Anya que no se da cuenta del rescate por parte de un barco de la Marina Real cuya tripulación - que incluye varios mandatarios - está observando la acción.

 

¡Comparte este artículo!