Moonraker | Top secret

Las curiosidades y los secretos mejor guardados de la onceava aventura oficial de James Bond

En 1955, John Payne negoció y compró los derechos de "Moonraker", pagando por una opción mensual de $1000 durante nueve meses. Payne fue la primera persona de Hollywood interesada en llevar a James Bond de las novelas a la pantalla. Aparentemente, al final habría renunciado a la opción al darse cuenta de que no podía hacerse con los derechos de toda la serie. Además, se dice que había problemas entre los agentes americanos e ingleses de Ian FLeming, creador de James Bond. En 1955-56, la Rank Organisation vía Ian Hunter compró una opción a Fleming sobre la novela "Moonraker". Fleming estipuló la cantidad de £1000 por adelantado y £10,000 por los derechos de la película. Rank no desarrolló ningún material. En Primaera de 1959, Rank devolvió los derechos a Fleming. Harry Saltzman obtuvo los derechos de las novelas de James Bond entre 1960-61 y "Moonraker" estaba incluida en el pack. Saltzman se asociaría luego con Albert R. Broccoli para producir las películas Bond.

El viernes, 26 de junio de 1979, tuvo lugar la Premiere de la película. Lo que no sabe todo el mundo es que la post-producción y la edición final de la película se completaron la noche antes.

La feha del estreno estaba prevista para celebrarse en Houston (Estados Unidos) coincidiendo con el lanzamiento de una nueva nave espacial de la NASA. Sin embargo, el programa espacial sufrió un retraso (nada menos que de dos años) y Bond regresó a Londres para la noche del estreno. 

Moonraker fue un asunto familiar para Lois Maxwell. Su hija Melinda fue contratada para un papel de extra como una de las mujeres elegidas para formar parte de la raza superior de Drax.

El especialista B J Worth, que continuaría convertiéndose en un valioso miembro del equipo Bond, hace su primera aparición (aunque no sale en los créditos) en una película de 007. Interpreta el piloto de la secuencia pre-créditos que se enfrenta a Bond en una caida a vida o muerte al vacío para conseguir un paracaidas.

La elaborada secuencia de lucha entre Bond y Chang en la fábrica de vidrio Veneciano se rescató de un borrador de guión de La espía que me amó, en el que Bond lucha contra un enemigo en un museo lleno de antiguos objetos Egipcios.

Richard Kiel no se quejó a la hora de repetir la secuencia en la que corta el cable del teleférico con la boca, dicho cable estaba hecho de regaliz

Cuando Bond está en la centrifugadora, el efecto de la aceleración en su cara se consiguió de la siguiente manera: Roger Moore tenía una manguera entre sus manos, por la cual salía aire a presión y que dirigía hacia su propio rostro.

Nepal e India fueron consideradas como posibles localizaciones. Finalmente India aparecería en Octopussy.

La novela de Ian Fleming "Moonraker" se adaptó para un programa de radio Sudafricano en 1956-57 interpretado por Bob Holness como la voz de James Bond. Por tanto, Holness técnicamente es el segundo actor en interpretar a James Bond en un medio audiovisual y el primero en hacerlo en la radio.

Según el guionista Tom Mankiewicz, originariamente había una escena en la que Drax se encontraba con sus socios financieros en el escondite de las Amazonas, concretamente en la sala de reuniones que hay debajo de una de las naves Moonraker, donde Bond y Holly están a punto de morir abrasados.

El verdadero significado de la palabra "moonraker", que no es precisamente "rastrillador lunar" (ni "lame-luna", como en alguna ocasión se ha llegado a traducir). En inglés tiene dos significados: el primero es “simplón” (bobalicón, mentecato, papanatas). El segundo, resulta que es un término marinero referido a una vela que en español se denomina “montera” o “monterilla”. Es una pequeña vela cuadrada, situada únicamente en lo alto del palo mayor de barcos diseñados para velocidad. En inglés se le suele llamar "moonsail”, “hope-in-heaven” o “hopesail”. El título de la novela tiene ahora otro sentido. El malo, Drax, ha bautizado a su cohete con el nombre de "Moonraker" y los ingleses creerán que el nombre se debe al término naútico. Pero como Drax tiene otras intenciones, ¡en realidad les está llamando "bobos"!.

¡Comparte este artículo!