Octopussy | Top Secret

Las curiosidades y los secretos mejor guardados de la décimo tercera aventura oficial de James Bond

Lois Maxwell realizó una exitosa carrera secundaria como columnista consejera para el Toronto Sun de Canadá. El nombre de la columna era Moneypenny.

En el festival jamaicano de James Bond de 1996, Maud Adams donó uno de sus trajes utilizados en Octopussy para una subasta de caridad. Los fans Paul Scabro y George Ann Muller ganaron la puja y el vestido es ahora la pieza central de su colección.

Cuando Roger Moore dijo a Cubby Broccoli que se estaba planteando retirarse del papel de Bond, se realizaron tests de pantalla a otros actores. Maud Adams apareció en uno de estos tests de pantalla, junto a James Brolin. La pareja interpretó la escena de Desde Rusia con amor en la que Tatiana seduce a Bond en su suite del hotel. La misma escena fue interpretada por Sam Neill, otro cadidato para ser el nuevo 007.

Si bien el argumento de Octopussy es original, dos escenas básicas de la película están tomadas de sendos cuentos de Ian Fleming. La escena de la subasta del huevo de Fabergé está tomada del relato Propiedad de una dama, frase que es mencionada explícitamente en la película. La historia del padre de Octopussy es la que se cuenta en el relato que da título al film, aunque allí el nombre hace referencia a un pulpo. Por otra parte, en el relato Una parte de cariño se dice que Bond acaba de realizar acciones de sabotaje en Cuba, lo que pudo inspirar la secuencia pre-créditos.

Durante la escena en la que Bond y sus aliados son perseguidos en un tuk-tuk, un hombre en bicicleta se cruza peligrosamente entre ellos y sus perseguidores. No es ningún especialista, ¡sino un lugareño que no tenía idea de que se estaba rodando una película!

Los gemelos asesinos Mischka y Grischka son el resultado final de una idea inicial sobre unos trillizos asesinos que se llamarían Tic, Tac y Toe (“tic-tac-toe” es el nombre inglés del tres en raya).

Kabir Bedi fue un símbolo sexual en España e Italia a finales de los años 70, gracias a protagonizar la serie de televisión Sandokan. En su visita a España para promocionar la serie, tal multitud de mujeres se agolpó para verle que hubo que recurrir a los antidisturbios. Muchas le gritaban una frase que se hizo famosa: “¡Queremos un hijo tuyo!”.

El Alfa Romeo que Bond roba a la mujer que habla por teléfono lleva matrícula BT F 608; el Kharmann Ghia repleto de adolescentes que casi recoge a 007 haciendo autostop tiene matrícula BT RS 1730; y el Mercedes que Bond roba al General Orlov tiene matrícula BT-36-72.

¡Comparte este artículo!