Operación Trueno | Vehículos

Los medios de transporte más espectaculares aparecidos en la cuarta aventura oficial de James Bond

Aston Martin DB5

Aunque la mayoría de la acción en pantalla de Operación Trueno transcurre en el mar o bajo el agua, los coches aún juegan un papel importante.

Debido a la popularidad del Aston Martin DB5 alcanzada en James Bond contra Goldfinger, en esta película apareció de nuevo. Aunque sin desplegar los gadgets vistos con anterioridad, el coche se equipó con una nueva arma, un cañón de agua escondido en la parte trasera. Esto permitió la huida de Bond bañando literalmente a sus enemigos perseguidores durante la secuencia pretítulos inicial. Posteriormente en la película, el DB5 es visto brevemente en una persecución en la que el coche del Conde Lippe es destruido por la moto lanzadora de misiles de Fiona, sin que le dé tiempo a Bond a emplear sus conocidos recursos.

BSA Lightning Motorcycle

 La BSA Lightning Motorcycle fue adaptada por el supervisor de efectos especiales Bert Luxford en los Pinewood Studios. Los misiles, aunque desarmados, en realidad se podían disparar.

Sin embargo, la explosión que destruyó el coche de Lippe fue detonada por el conductor especialista Bob Simmons quien doblaba al actor Guy Doleman.


 

Disco Volante

Yate de alta tecnología de Largo era, en realidad, un viejo barco italiano llamado "The Flying Fish" (El pez volador). La productora adquirió el barco en Puerto Rico y lo readaptó en Miami.

En la película, la parte baja incorpora una entrada secreta a través de la cual los hombres rana de SPECTRA cargan las bombas atómicas robadas a la OTAN. La parte trasera del yate es, en realidad, una cubierta de 15 pies que puede separarse de la estructura principal, permitiendo con ello que el Disco Volante se convirtiera en un veloz yate. Dicha cubierta, fuertemente armada incorpora una ametralladora y un cañón) juega un papel destacable en el clímax de la película. Largo la deja atrás y su leal tripulación se ve obligada a enfrentarse a la marina de los Estados Unidos mientras él intenta escapar con las bombas atómicas de la OTAN.

El especialista en efectos especiales John Stears recuerda que cuando un modelo del barco se dinamitó durante el clímax de la película, la explosión fue tan grande que rompió todas las ventanas de Bay Street en Nassau, muchas millas más lejos.

¡Comparte este artículo!