Sólo para sus ojos | Vehículos

Los medios de transporte más espectaculares aparecidos en la duodécima aventura de James Bond

Lotus Esprit

Siguiendo el debut triunfante del coche en La espía que me amó, James Bond es visto una vez más tras el volante de no uno, sino dos, Lotus Esprits. Cuando uno de los secuaces de Gonzales intenta entrar en el coche de Bond, hace caso omiso a la advertencia de ‘Protección antirobo’ pegada a la ventanilla. Cuando el esbirro (interpretado por el especialista Bob Simmons) rompe la ventanilla, el coche explota, destrozándolo completamente. (Supuestamente el Lotus Standard tiene un sistema de seguridad más humano). Más tarde, en el laboratorio de Q, vemos un Lotus color bronce metalizado. Bond dice ‘Veo que han conseguido recomponer el Lotus’.

Este Lotus, turbo de 1980, capaz de alcanzar de 0 a 120 km/h en quince segundos, tenñia un nuevo motor desarrollado a partir del 907 de dos litros y el 910 2,2 litros turbo. Este último modelo, cuyo interior fue diseñado por Guigiaro en Italia, es visto sólo en dos breves secuencias cuando Bond va a Cortina. Al contrario que su predecesor, este Lotus no incorpora ningún gadget.

Citröen 2 CV

 Probablemente el coche con menos probabilidades de aparecer en una persecución de 007 y el preferido de Roger Moore según una entrevista realizada para Top Gear en 2012, el Citröen 2 CV, conducido por Melinda y Bond, es perseguido por los secuaces del asesino Gonzales. 

Incluso Bond reacciona con estupor al ver que debe confiar en el pequeño coche francés, con matrícula de Madrid, para cruzar una zona montañosa a alta velocidad.

Supervisado por Remy Julienne, uno de los mejores especialistas de coches mundiales, la escena de la persecución requirió hacer rodar el Citröen, conducirlo marcha atrás y hacerlo volar por encima del techo de otro coche. La escena de la persecución de coches está planeada ingeniosamente pero carece de suspense.


Motocicletas Yamaha

 En Cortina, Bond es perseguido por las pistas de esquí por los hombres de Kriegler quienes conducen motocicletas Yamaha que han sido modificadas para incorporar ametralladoras (activadas por los asideros) y ruedas con pinchos que les permiten ganar tracción en la nieve.

La secuencia incluye un impresionante trabajo de especialistas en el que las motocicletas que persiguen a Bond terminan estrelladas contra empalizadas, restaurantes e incluso una pista de bobsled. Sin embargo, al igual que la persecución del Citröen 2 CV, se vuelve pesada tras unos minutos.


El Neptuno

Pequeño submarino utilizado por Bond y Melinda para buscar el ATAC en el abismo de St. George. Casi hundido en una tensa secuencia en la que un submarino monoplaza armado les ataca.

El Neptuno fue creado para la película por el diseñador de producción Meter Lamont. Mide 23 pies de largo y ocho de ancho. En realidad se construyeron dos Neptunos, uno totalmente equipado y otro hecho de fibra de vidrio y utilizado en la escena en que es sacado del agua. Este último submarino reside actualmente en el parque temático de Isle of Wight en Inglaterra, mientras que el modelo operativo es propiedad de la Fundación Ian Fleming.

¡Comparte este artículo!